lunes, 1 de agosto de 2016

EL PAN DE LOS ABUELOS



  En el Hogar de Ancianos, había compañerismo, calendarios, arrugas y canas compartidas, pero no había felicidad. No tenían tanto sentido los días que implacables pasaban, haciendo más huecas y oscuras las ausencias y los porvenires.

  Algo faltaba y finalmente encontraron el qué: propósito y metas en común. Como la que hace una semana se lleva a cabo entre cuatro compañeros internos. 


  •  Francisco "Pancho" Alarcón, maestro panadero en otros tiempos, es quién dirige el proyecto, que invalida sus dolores provocados por la artrosis.
  • Tránsito Herrera, se encarga de cortar la grasa para los "chicharrones". Su ocupación le ayuda a superar la tristeza por lejanía de sus familiares.
  • Isabel Pedraza, la única mujer del grupo, cumple con su tarea de armar semitas, con mucha prolijidad.
  • Luis González, es el encargado de hornear panes y semitas y ganó su puesto por ser el más alto, ya que el horno se encuentra a más de metro y medio de altura y le es más fácil meter las latas.Día a día "el amasijo" le ayuda a sobrellevar la ausencia de sus nietos.
  En las últimas vacaciones de invierno, un grupo de niños visitó el Hogar y los abuelos quisieron mostrarles como se hacía el proceso de amasado del pan y las semitas y desde ese momento no han dejado de producir el pan para autoabastecerse. Pero su inquietud no queda aquí, se proponen producir panes dulces para comunidades de chicos con pocos recursos y escuelas. Esperan la colaboración con ingredientes y desde la Dirección de Desarrollo, con un horno pizzero y una amasadora.

  La integración de los abuelos en las actividades regulares de la comunidad, es requisito fundamental e inevitable para obtener una sociedad sana en principios y valores humanos desde la base. 
  
  Los ciudadanos de mayor experiencia y con las carencias más notorias, son a quiénes se les debe el mayor respeto y asistencia.El más rico ejemplo se genera cuando le damos el valor que merecen, dejando así una herencia invaluable a las nuevas generaciones. 







2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sra.Vanessa...excelente trabajo el suyo,Nos sentimos honrados de que difunda las historias sanjuaninas.

Edubijes Leta.San Juan.

Vanessa Allemany dijo...

Gracias Edubijes! Creo que San Juan tiene mucho potencial, y mucha gente que quiere progresar. Sólo falta que el resto y las autoridades, reconozcan y apoyen los proyectos, dándoles empuje y energía. Gracias, de nuevo por el apoyo. Que se repita su visita por mis letras!